Domingo, diciembre 16, 2018
Hipotecas

No pagar un préstamo de vivienda sobre hipoteca nos puede llevar a la ruina

Cuando compramos una vivienda que está sujeta a una hipoteca, debemos tener en cuenta que estamos ante un préstamo con dos garantías: la personal y la real. Un banco nos deja dinero para adquirir una vivienda y en principio se fía de nosotros ya que tiene nuestra garantía personal donde responderemos de la hipoteca con todos nuestros bienes presentes y futuros; Como el banco no está muy convencido de que nuestra persona sea garantía suficiente para dicha hipoteca, pide una garantía real adicional, la hipoteca que se firma sobre la vivienda al comprar la casa con el dinero prestado.

En caso de no pagar el préstamo, se ejecuta la hipoteca y el hogar sale a subasta. Se vende al mejor postor y con el resultado de la venta se paga y cancela el préstamo y los gastos que el procedimiento judicial haya generado. Si sobra dinero, algo poco habitual, te lo abonan. En caso de que el dinero obtenido por la venta de la vivienda  no alcance para pagar el préstamo que puede ser lo más probable, la garantía personal inicial debe satisfacer la cantidad que queda por saldar mediante bienes, sueldos, herencias, premios, patentes, etc  y durante el resto de nuestra vida, hasta que satisfagamos lo debido o el acreedor se apiade.